Búsqueda personalizada

Tres de cada cuatro turistas que llegan a España lo hacen a través de los aeropuertos. En 2010 pasaron por los aeropuertos españoles 192,8 millones de pasajeros. La conectividad aérea (las rutas aéreas) es una premisa ineludible para que un destino turístico tenga éxito. Por tanto, la oferta de las compañías aéreas se convierte en la llave que crea y sostiene un destino turístico.

La expansión del turismo actual sería impensable sin el desarrollo del avión como medio de transporte.

Sometidas al fluctuante precio del carburante (el 30 % de los costes en 2011), las aerolíneas encuentran cada vez más problemas para trasladar los sobrecostes al precio del billete.

Las compañías aéreas tratan de alcanzar el mayor grado de eficiencia y tratan de conseguir el máximo ingreso posible por cada asiento ofertado. Las aerolíneas son una de las industrias que con más rapidez adaptan las nuevas tecnologías a su negocio. Prueba de ello son la generalización del billete electrónico o los desarrolladores con los GDS (Sistemas Globales de Distribución como Amadeus, Sabre, Galileo, Worldspan) y la creciente demanda de la industria aeronaútica de aviones más eficientes, con consumos inferiores de combustible.

Otros de los fenómenos destacado de los últimos años ha sido la irrupción de las compañías de bajo coste, unos series competidores de las compañías denominadas tradicionales. Las compañías low cost (o de bajo coste), apoyados en unos precios sensiblemente inferiores, no han dudado en reducir servicios a bordo y acotar los gastos para conquistar el mayor número posible de clientes. Y su éxito ha sido tal que las aerolíneas tradicionales han llegado a lanzar sus propias "segundas marcas" para competir en el mismo terreno y con los mismos medios que las compañías de bajo coste.

Aeropuertos de España

El mercado de las líneas aéreas, pionero en la introducción de la cultura del "low cost", está fuertemente condicionado por factores exógenos como:

- el precio del petróleo, la situación geopolítica, el impacto mediambiental... etc

Las líneas aéreas también están condicionadas por otro factor muy importante y que es crucial para su productividad: las infraestructuras aeroportuarias.

El Gobierno español pretende rediseñar el actual modelo aeroportuario mediante un proceso de descentralización de la gestión y la entrada de capital privado para estimular la competencia.

La descentralización de AENA - http://www.aena.es -, el ente gestor de los aeropuertos españoles y el impulso de privatización parcial son algunos de los puntos claves del nuevo modelo de gestión aeroportuario. Los planes del Ejecutivo español pasan por mantener la actual AENA como matriz de dos sociedades filiales, una encargada de la gestión de aeropuertos y otra de la navegación aérea. La matriz y la filial mantendrán, como hasta ahora, a la Administración central como accionista único. Pero la empresa de Gestión de Aeropuertos del Estado (Egaesa). de próxima creación, cederá un máximo del 30 % de su capital a la iniciativa privada.
En paralelo, esta firma (Egaesa) creará consorcios para dar entrada en la gestión de los grandes aeropuertos a comunidades autónomos, ayuntamientos y sector privado.

La propiedad de los aeropuertos seguirá en manos de la Administración central que además mantendrá una mayoría absoluta en los consorcios gestores que se constituyan para cada aeropuerto.

Después de la puesta en funcionamiento del aeropuerto de Ciudad Real, el primer aeropuerto privado de España, se proyectan la construcción de los aeropuertos de Castellón y de la Región de Murcia. Se encuentran en planificación los aeropuertos de Antequera (Málaga) y Huelva, así como otros dos en curso como son las iniciativas autonómicas en Lleida y Teruel.

Madrid proyecta la construcción del Aeoropuerto del Suroeste, que supondrá el desmantelamiento de Cuatro Vientos y absorberá las operaciones de Torrejón de Ardoz.

España, el tercer país del mundo en turismo después de Francia y técnicamente empatado con EE UU, necesita disponer de una plataforma aeroportuaria competitiva que permita seguir ofreciendo capacidad a las líneas aéreas para captar nuevos turistas más allá del mercado europeo, sobre todo de Rusia, Estados Unidos y sudeste asiático, turistas cuya llegada a España sólo puede ser por avión.

Trás las enormes inversiones en Barajas (T4), Barcelona (T-Sur) y Málaga, España es uno de los pocos países de Europa que dispone de dos potenciales "hubs" (1) aeroportuarios con capacidad de crecimiento (Barajas y El Prat), a diferencia - por ejemplo - de Londres, Ámsterdam, o Frankfurt cuyos aeropuertos están cercanos al colapso.

(1) Un hub aeroportuario en la aviación comercial es un "aeropuerto grande" del que salen y al que llegan vuelos de larga distancia que se realizan mediante aviones de gran capacidad. Estos "aeropuertos grandes" tienen también enlaces con ciudades más pequeñas, que son servidas con aviones de tamaño menor. Mediante este sistema las compañías aéreas pueden llenar sus aviones grandes en los trayectos de largo recorrido. En el caso ideal, los horarios de los vuelos de corto alcance están coordinados de tal manera con los vuelos de largo recorrido, que los pasajeros tienen que esperar únicamente el tiempo preciso para tomar el siguiente vuelo.

Los principales aeropuertos europeos (por número de trasiego de pasajeros en millones de viajeros al año) son:
- Heathrow (67,5 mill); Francfort (52,8 mill); París (56, 8 mill); Ámsterdam (46,2 mill)...

Los aeropuertos, además de ser la puerta de entrada y salida del turismo, deben convertirse también en grandes plataformas logísticas, promoviendo la integración intermodal entre barco, ferrocarril y aeropuerto, allí donde sea posible (arco Mediterráneo y cornisa Cantábrica), convirtiéndose en polos de desarrollo de la industria aeroespacial, promoviendo centros de mantenimiento de aeronaves, escuelas técnicas y universidades para el desarrollo de profesionales del sector.

Los aeropuertos no sólo han de procesar con eficiencia enormes flujos de pasajeros (y de equipajes). Su objetivo es aún más ambicioso: convertirse en seña de identidad de una ciudad. Dos buenos ejemplos son las nuevas terminales de los aeropuertos de Madrid y Barcelona.

Los aeropuertos de Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca siguen encabezando la lista de los más transitados. Hasta ellos llegan pasajeros que se decantan por las aerolíneas de bajo coste, que registran un crecimiento interanual del 17,5 %.

Más información en:

http://www.losvuelosbaratosdeavion.com/aeropuertosdelmundo.html

VUELOS INTERNACIONALES / ALGUNOS DESTINOS TURÍSTICOS
OTROS TEMAS INTERESANTES
 
lo+buscado